Blog

La zona de estudio en una habitación juvenil: ¿Qué hay que saber?

zona de estudio en una habitación juvenil

No os vamos a contar ningún secreto. La zona de estudio en una habitación juvenil es fundamental. Su objetivo no es otro que permitir a nuestros hijos estudiar, trabajar o hacer deberes de la forma más cómoda. Que sean capaces de concentrarse al máximo con el mínimo esfuerzo posible. Conseguirlo no es sencillo. La planificación debe ser nuestra aliada.

Son muchos los factores que influyen en conseguir una buena zona de estudio. Por ejemplo, el espacio, los materiales utilizados o la iluminación. Ya sabes que, en caso de tener opción, las ventajas de los muebles a medida pueden ser un factor que juegue a nuestro favor. Nos permiten maximizar cualquier área y aprovechar hasta el último centímetro disponible.

Planifica la zona de estudio en una habitación juvenil

Son varios los puntos que tenemos que tener en cuenta:

  • El espacio. ¿Cuántos metros tienes? ¿Qué tamaño de mesa o de muebles puedes permitirte? Ten presente que hay que apostar por la comodidad, tanto a la hora de estudiar como, posteriormente, descansar. Así que trata de aprovecharlo al máximo, pero que no resulte incómodo el paso de personas. Otra idea, si el cuarto es de dimensiones reducidas, es aprovechar las alturas. Hay que pensar en vertical, así como apostar por “soluciones ocultas”, como armarios empotrados o escritorios ocultos.
  • LA iluminación. Es fundamental, ya sea natural, general en el techo o una luz focal en la propia mesa de estudio. La mezcla de las tres nos dará el mejor resultado posible. Apuesta sin duda alguna por la tecnología LED.
  • Concentración. Es innegociable en una zona de estudio en una habitación juvenil. Para que nuestros hijos puedan concentrarse es una buena idea separar esta zona de la de descanso. A poder ser, dejando la cama fuera de la vista para evitar tentaciones. Del mismo modo, la decoración o los posters no deberían estar a la vista. Son muchas las mesas y escritorios que “dan la espalda” al resto del dormitorio y no es mala idea.
  • Además del entorno, el equipamiento también tiene que ser agradable y acogedor. La mesa tiene que ser amplia y que nos permita movernos libremente. La silla es otro de esos elementos a los que hay que prestar una atención total. Decántate por la ergonomía para un descanso confortable, incluso tras horas de uso.