Blog

Alfombras vinílicas para el hogar

alfombras vinílicas

Las alfombras vinílicas son muy populares en el campo de la decoración de interiores por todas las posibilidades que nos ofrecen. Permiten aunar comodidad y modernidad. Están fabricadas de PVC y son muy fáciles de limpiar. Son finas, sin pelo y antideslizantes. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Estas alfombras pueden ser la solución perfecta si hay animales en el hogar o alguien tiene alergia a los ácaros del polvo. Sus prestaciones y ventajas son numerosas. Son más resistentes que las de tela y están disponibles en un amplio abanico de diseños. Son personalizables e imitan estupendamente materiales como pueden ser la madera o el azulejo hidráulico. 

Las alfombras vinílicas quedan fijadas al suelo. El PVC destaca por su alta resistencia. Se puede fregar sin problemas con los productos de limpieza habituales. Eso sí, hemos de evitar los abrasivos. 

Estas alfombras son perfectas para cualquier época del año ya que no dan ni frío ni calor a las estancias de la casa. Además, son tremendamente fáciles de retirar y de enrollar cuando por lo que sea nos sobran. Ocupan muy poco espacio en el armario y son muy ligeras y fáciles de transportar. 

Las alfombras vinílicas y sus ventajas

Otro gran punto a favor de estas alfombras es que son hipoalergénicas, ideales para habitaciones infantiles. Son de plástico y podemos limpiarlas con agua y jabón sin problema. Por supuesto, son perfectas para el baño o la cocina, zonas con más humedad y más suciedad. Como decimos, son especialmente recomendables si tenemos perros o gatos en casa. 

El PVC también se puede usar para otros accesorios del hogar como moquetas, manteles o posavasos. Su resistencia y fácil limpieza lo hace perfecto para jardines, terrazas y demás exteriores. 

En los últimos tiempos, se han dado importantes pasos en la fabricación de materiales sintéticos resistentes y de larga vida útil. De todas formas, el vinilo para las alfombras sigue siendo una de las mejores alternativas si queremos un extra de  dureza, resistencia y duración.

En definitiva, para las alfombras vinílicas no hay límites. De todos modos, una de las estancias de la casa donde le sacaremos más partido es la cocina. Ahí podremos pasar cómodamente la fregona. También son perfectas para la terraza o el jardín ya que aguantan muy bien a la intemperie. Podemos además colocarlas en dormitorios infantiles, zonas de la casa habitualmente más expuestas a manchas. 

Para que la alfombra destaque, el suelo tiene que ser de madera o de terrazo de un solo color. Si el suelo de la habitación tiene varios colores, has de elegir una alfombra de vinilo sencilla, de solo un color o dos como mucho. Combinan genial con los suelos de madera aportando calidez.